CHILE CHICO, LA CIUDAD DEL SOL

  • La ciudad se construyó al oriente de la Cordillera de los Andes, motivo por el cual se le bautizó así, como un “Chile pequeño en territorio argentino”. Entremedio de un clima y paisaje de estepa patagónica, la presencia del lago General Carrera y la geografía del sector permiten que aquí exista un microclima favorable durante el año. Desde Chile Chico existen buenas condiciones además para conectar con distintos atractivos de la región de Aysén y Argentina.

No se extrañe si llega a Chile Chico, en plena región de Aysén, y hay un sol radiante. Y es que este pueblo de 4 mil 600 habitantes y ubicado en un entorno de estepa patagónica donde predomina la vegetación coironal y arbustos bajos cuenta con un microclima que le permite tener un clima parecido al de la zona centro sur del país. Chile Chico es además un lugar de conexiones hacia puntos importantes de la Carretera Austral. Un verdadero hub en la Patagonia. Esta localidad a orillas del lago General Carrera es un paso obligado para aquellos que desean visitar la reserva Jeinimeni, los que quieren cruzar al poblado argentino de Los Antiguos por el paso fronterizo Río Jeinimeni (a 7 km), y a los que cruzan en barcaza desde o hacia Puerto Ingeniero Ibáñez en la ribera norte del lago. También se puede conectar hacia acá desde Carretera Austral por el cruce Los Maitenes.

Durante la década del 40 y el 50 Chile Chico sufre un auge en materia minera y exportaciones de minerales gracias a la proliferación de zinc y plomo. Gracias a ello es que muchos colonos chilenos y extranjeros se instalaran aquí, destacando Manuel Jara y Pedro Maldonado. Algunos incluso se dedicaron a plantar algunas frutas -principalmente manzanas y cerezas- y cultivar cereales gracias al microclima de la localidad, que, casi todo el año tiene temperaturas templadas y días despejados gracias al gran cuerpo de agua. Llueve muy poco en esta ciudad: unos 740 milímetros de agua al año. Fue, posteriormente, en 1929 cuando se funda Chile Chico, llamado así por ser un “pedazo pequeño de Chile” a las espaldas de la cordillera, es decir, en su cara oriente, pudiendo pensarse incluso que está en el lado argentino.

You might be interested:  PUERTO NATALES, PUNTO DE ENTRADA HACIA LAS TORRES DEL PAINE

 

RECORRIENDO EL SOL DE LA PATAGONIA

Ya de paseo en el centro de la ciudad, lo más recomendable es hacerse una idea de sus dimensiones desde lo alto. Para ello nada más conveniente que subir al Mirador Cerro Las Banderas, también conocido como Plaza del Viento, el cual fue restaurado hace unos años y permite espectaculares vistas de Chile Chico y el General Carrera. También desde allí se observa la Avenida O´Higgins, que es la Ruta 265 que conecta la Carretera Austral, hacia el oeste, con Argentina hacia el oriente. Por esa misma avenida accedemos al mirador.

En este centro urbano encontramos la Plaza de Armas, múltiples servicios y lugares de alojamiento, como la Municipalidad, un supermercado, una ferretería, una farmacia y algunos servicios turísticos, principalmente aquellos que ofrecen actividades a los visitantes en el parque nacional Patagonia. Son muy solicitados los paseos en bicicleta en la zona aledaña al lago Jeinimeni o kayak en sus aguas color turquesa. También hay tabernas donde degustar cervezas artesanales de la región o comer un rico cordero al palo.

Otro de los atractivos de Chile Chico es el hermoso sector de Playa Grande junto a las aguas del lago. Si bien no cuenta con una playa con arena, sino piedras, es un sitio tranquilo para observar la belleza del segundo lago más grande de Sudamérica y hacer un rico picnic. Hay que saber, eso sí, que es muy ventoso, por lo que se recomienda ir con un cortavientos y bien abrigado. Se puede hacer un paseo por el borde costero desde el sector embarcadero hacia el oriente, con un tramo renovado hace algunos años con una bella costanera.

You might be interested:  San Pedro de Atacama

 

VALLE LUNAR EN LA RESERVA JEINIMENI

Uno de los circuitos que se recomienda hacer desde Chile Chico es aquel del Valle Lunar, en un viaje a 35 minutos en auto. Para ello debemos salir de la localidad en dirección al paso fronterizo, para posteriormente tomar el desvío hacia el sur por la ruta X-753. A medida que avanzamos, el paisaje se transforma de a poco en uno bastante desértico, haciéndonos recordar aquellos del altiplano chileno en el norte.

Dentro del parque existe el llamado circuito Piedra Clavada – Cueva de las Manos, el cual está dentro de la reserva Jeinimeni. La caminata comienza con una subida en un sendero que se va angostando entre algunos paredones de rocas esculpidos por el viento y pastizal seco. Pronto alcanzamos un paredón con pinturas rupestres, llamado Cueva de las Manos del Río Pedregoso y que es un sitio arqueológico protegido por ley. Se trata de testimonios que tehuelches decidieron inmortalizar en roca hace unos 7 mil años.

En la zona también existe una curiosa roca de forma delgada, vertical y de 30 metros de altura. Es la Piedra Enclavada. El camino luego continúa por un portezuelo en el que se asciende hasta una cumbre de 1.145 metros por sobre el nivel del mar. Desde allí arriba se obtienen magníficas vistas del lago General Carrera. Finalmente, un sendero nos guía hasta el Valle Lunar, que impresiona por sus rocas rojizas y anaranjadas, los que se mezclan con las arenas blancas del sueño y el verde de algunos árboles. Una vista completa de la pampa entremedio de riscos también nos invita a disfrutar. Se recomienda usar cortavientos, bloqueador solar y nunca está demás un par de binoculares para mirar más de cerca estos paisajes infinitos y multicolores.

You might be interested:  Los 4 panoramas imperdibles que ofrece Laguna San Rafael para esta pri

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *