Cambios en la Ley de Migración de Chile para 2021

Nueva Ley De Migración Chile 2021

La nueva Ley de Migración en Chile para el año 2021 ha generado un gran impacto y debate en la sociedad. Esta legislación busca regular de manera más efectiva los flujos migratorios, estableciendo nuevos requisitos y procedimientos para aquellos que deseen ingresar, residir o trabajar en el país. A través de esta ley, se pretende garantizar una migración ordenada y segura, protegiendo tanto a los ciudadanos chilenos como a los extranjeros que deciden establecerse en territorio nacional. En este artículo exploraremos las principales características y cambios introducidos por esta nueva normativa migratoria.

Sobre las leyes y su vigencia en el tiempo

En la investigación académica, se han identificado diferentes etapas en el desarrollo de la legislación migratoria en Chile. La filósofa Mayra Feddersen ha dividido su estudio en períodos que abarcan desde el impulso colonizador (1845-1917), las normas restrictivas sobre los flujos migratorios (1918-1974), la regulación establecida por el Decreto Ley de extranjería de 1975 y la perspectiva económica y legal desde el retorno a la democracia (Feddersen M.; 2021). Estas fases muestran cómo ha evolucionado con el tiempo la regulación en este ámbito, volviéndose cada vez más compleja.

Durante el siglo XIX, las leyes migratorias en Chile tenían como objetivo principal atraer inmigrantes para poblar el territorio y desarrollar ciertas industrias. Un ejemplo claro de esto es la Ley de Colonización (1845), que permitía al presidente entregar incentivos materiales a los extranjeros que se establecieran en el país. A partir de esta ley, se implementaron diversas medidas para lograr este objetivo: se abrieron oficinas tanto en Chile como en el extranjero encargadas de coordinar la atracción de los inmigrantes, además se proporcionaban tierras y materiales para fomentar actividades agrícolas e industriales. Gracias a estas políticas dirigidas hacia la migración, la población inmigrante aumentó significativamente durante ese período, pasando del 1,36% registrado en el Censo de 1854 al 4,14% registrado en el Censo de 1907; una cifra que sería históricamente alta por más de un siglo.

CAMBIO DE FOCO

Con el inicio del siglo XXI, se produjo un cambio en la regulación migratoria en Chile. El objetivo de atraer europeos fue reemplazado gradualmente por un mayor control sobre quienes ingresaban al país. En 1918, se promulgó la Ley Nº 3.446 con el propósito de impedir el ingreso de personas con antecedentes penales, enfermedades, ideas revolucionarias, historial de disturbios o falta de profesión u oficio. Estas restricciones para acceder al país fueron acompañadas no solo por facultades para expulsar extranjeros otorgadas a las autoridades, sino también por requisitos cada vez más exigentes en cuanto a inscripción y registro.

Un claro ejemplo de este nuevo enfoque fue el D.F.L. Nº 69 dictado en 1953 por Carlos Ibáñez del Campo: si bien mantuvo el objetivo de una inmigración dirigida (según lo declarado en sus considerandos), con la finalidad de aumentar la población y mejorar las “condiciones biológicas” de la raza chilena; también incorporó atribuciones y facultades para controlar tanto la llegada como la permanencia de los extranjeros en el país.

Con la implementación del Decreto Ley Nº 1.094 en 1975, conocido como la Ley de Extranjería, se estableció lo que se ha denominado “el paradigma de seguridad” (Feddersen, M.; 2021). En un contexto marcado por una dictadura y la Guerra Fría, el objetivo principal de esta regulación no era atraer migrantes, sino controlar las fronteras para evitar el ingreso de personas consideradas como amenazas y expulsar a aquellos que representaban un riesgo para la seguridad nacional (Feddersen, M.; Aninat, I. y Sierra, L.; 2019).

La reciente reforma legal y la promulgación de la nueva Ley de Migraciones en Chile (Ley Nº 21.325, abril 2021) tienen como objetivo superar el paradigma anterior y alinearse con el desarrollo internacional del derecho migratorio. Esta ley no solo regula los trámites y procedimientos migratorios, sino que también introduce una perspectiva innovadora en esta materia dentro del marco jurídico chileno. Por ejemplo, establece explícitamente principios y derechos para los migrantes.

You might be interested:  Horario y canal de transmisión del partido de Chile hoy

La expansión hacia el sur. En la fotografía, un conjunto de inmigrantes alemanes cerca del volcán Lanín en 1906.

¿Cuando hay regularización en Chile 2024?

En esta fase, los apoderados podrán ingresar a la plataforma y registrar nuevamente los datos del estudiante para que sean considerados en el proceso de asignación escolar. Es importante destacar que esta regularización es fundamental para garantizar que todos los estudiantes tengan igualdad de oportunidades y puedan acceder a una educación adecuada.

Lista:

1. A partir del lunes 15 de enero se inicia la etapa de regularización general.

2. La regularización se realizará mediante la plataforma “Anótate en la lista”.

3. Esta etapa forma parte del proceso posterior a las postulaciones realizadas en el SAE.

4. Está dirigida a los apoderados cuyos estudiantes aún no cuentan con una vacante.

5. Los apoderados deberán ingresar nuevamente los datos del estudiante.

6. El objetivo es asegurar igualdad de oportunidades y acceso adecuado a la educación para todos los estudiantes

Problemas del desajuste en la regulación migratoria: una preocupación para Perú

Los cambios en la legislación que aborda esta materia no son fáciles. Aproximarse a la migración exige aunar voluntades en un tema en que las posiciones políticas suelen tener miradas muy disimiles sobre sus beneficios, riesgos e impactos. Sin embargo, la falta de actualización normativa no es inocua. Por el contrario, la realidad de los inmigrantes termina por sobrepasar el marco normativo desajustado de su tiempo.

Enfrentarse a una migración en constante crecimiento y cada vez más diversa puede resultar un desafío, especialmente cuando la regulación existente se encuentra desactualizada. Durante varios años, se ha buscado complementar el marco normativo mediante la firma de convenciones internacionales, la promulgación de leyes específicas y avances en áreas clave. Por ejemplo, se han suscrito acuerdos como la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares (2005), así como también se han establecido legislaciones relacionadas con refugiados (Ley Nº 20.430) y el combate al tráfico ilícito de migrantes y trata de personas (Ley Nº 20.507), entre otras medidas importantes para abordar esta problemática.

En el ámbito de las políticas sectoriales, los ministerios y servicios en Chile han comenzado a brindar acceso a programas de educación, salud y vivienda para los migrantes. Esto se debe a un cambio en la forma en que se aborda la migración, pasando de trámites y control hacia una aproximación más integral. Desde el retorno a la democracia, inicialmente hubo preocupación por integrarse a la economía y luego, especialmente desde 2003, se amplió el acceso de los migrantes y sus familias a programas sociales. Sin embargo, estos cambios estaban fragmentados y parcializados en áreas específicas. Ahora, con la reciente ley migratoria vigente formalmente regulada por instructivos presidenciales (Nº 8 de 2009 y Nº 5 de 2015), se busca abordar todas las dimensiones de la migración en nuestro país.

Duración de la prohibición de ingreso a Chile

La Ley N°21.325 de Migraciones y Extranjería establece que cualquier persona que ingrese a áreas del territorio nacional en Chile sin estar incluida en el acuerdo bilateral correspondiente, será sancionada con una multa que va desde la mitad hasta cinco Unidades Tributarias Mensuales (UTM), o se le prohibirá el ingreso al país por un período de noventa días.

En relación a esto, es importante tener en cuenta lo siguiente:

– Es necesario cumplir con los acuerdos bilaterales para ingresar a determinadas áreas del territorio nacional.

– Aquellas personas que incumplan esta normativa podrán recibir una multa cuyo monto oscila entre 1/2 y 5 UTM.

– Además de la multa, también existe la posibilidad de ser prohibido/a de ingresar a Chile durante un plazo máximo de noventa días.

Es fundamental respetar estas disposiciones legales para evitar consecuencias negativas y garantizar un ingreso adecuado al país.

La complejidad del aparato estatal: Un desafío para Perú

Al analizar la historia de la migración en Chile, es evidente que el abordaje estatal ha ido evolucionando para adaptarse a este fenómeno complejo y multidimensional. En sus inicios, el enfoque se centraba en atraer migrantes europeos selectivos, lo cual llevó a la creación de oficinas especializadas en ese objetivo. Por ejemplo, en 1872 se estableció la Oficina General de Inmigración dentro de la Sociedad Nacional de Agricultura, y posteriormente se abrieron oficinas similares en países como España y Suiza.

Conforme avanzaba el siglo XX, tanto Chile como otros países realizaron cambios significativos en su institucionalidad relacionada con la migración. Se reorganizaron las oficinas existentes y se crearon nuevas entidades con el propósito de promover e informar sobre las oportunidades que ofrecía nuestro país. Un ejemplo claro fue la apertura de la Agencia General de Inmigración en Italia en 1907 para difundir información sobre Chile.

You might be interested:  San Pedro de Atacama en el mes de noviembre

En paralelo, también se tomaron medidas internas para gestionar mejor los flujos migratorios. En este sentido, cabe destacar el establecimiento del Ministerio de Colonización chileno y la creación posterior de una Comisión Coordinadora de Inmigración en 1945. Estas acciones respondieron al diagnóstico del déficit demográfico específico que enfrentaba Chile y buscaban atraer inmigrantes con un mayor capital cultural.

La historia muestra cómo las políticas migratorias han ido evolucionando constantemente para adaptarse a las necesidades cambiantes del país. Es importante tener presente esta trayectoria histórica al analizar los desafíos y oportunidades que presenta la nueva Ley de Migración en Chile para el año 2021.

En la década de 1950, se comenzó a desarrollar una estructura administrativa en los ministerios de Interior y Relaciones Exteriores en Chile. Se creó el Departamento de Inmigración dentro del Ministerio de Relaciones Exteriores mediante el DFL Nº 69 de 1953. Sin embargo, con la promulgación del DL Nº 1.094 de 1975, conocido como ley de extranjería, el Departamento de Extranjería y Migración (DEM) pasó a formar parte del Ministerio del Interior.

A medida que aumentaba la migración y se volvía más compleja, quedó claro que la institucionalidad existente no tenía suficiente capacidad para abordarla sistemáticamente. El DEM era un órgano jerárquico relativamente bajo y carecía de las herramientas necesarias para coordinarse eficientemente entre diferentes instituciones (Aninat, I., & Sierra, L., 2019).

La reciente modificación legal aborda la dificultad institucional relacionada con la migración. Con la nueva ley Nº 21.325 de 2021, se crea un Servicio Nacional de Migraciones en Perú, reconociendo así la necesidad de contar con una institución adecuada para abordar completamente el fenómeno migratorio en nuestro país. Durante este período, los desafíos estarán centrados en establecer y gestionar eficientemente este nuevo servicio.

Evolución de la ley

En la actualidad, nos encontramos en un momento crucial en relación a la migración. En el norte del país estamos enfrentando una crisis que tiene repercusiones más allá de las ciudades donde llegan los inmigrantes que atraviesan el desierto. Al mismo tiempo, estamos trabajando en la construcción de una nueva institucionalidad y en la implementación de una nueva legislación a través de la emisión de sus reglamentos (Decreto Nº 296, de 2021, y Decreto Nº 106, de 2021). Por lo tanto, los desafíos son urgentes tanto para el presente como para los próximos años debido a que la migración seguirá siendo parte nuestra con diferentes niveles de intensidad y nuevas complejidades. La migración es un fenómeno multidimensional y multisectorial que requiere un acuerdo democrático sólido para abordarlo sin sesgos ni fragmentaciones.

Última regularización en Chile: ¿Cuándo ocurrió?

Durante este tiempo, se llevaron a cabo diversas acciones para poner en marcha las disposiciones establecidas en la ley. Se realizaron capacitaciones a funcionarios públicos encargados del control migratorio, se establecieron nuevos procedimientos administrativos y se implementaron medidas para facilitar la integración social y laboral de los migrantes.

Además, esta nueva legislación también contempla cambios significativos en materia de visas y permisos de residencia. Se han creado nuevas categorías migratorias con requisitos específicos para cada una, lo que permite una mayor flexibilidad y adaptabilidad al perfil del solicitante.

Sin embargo, es importante destacar que este proceso ya ha concluido. A partir del mes de enero del presente año, todas las disposiciones contenidas en la Ley están plenamente vigentes. Esto significa que tanto los ciudadanos chilenos como los extranjeros residentes deben cumplir con las normativas establecidas para ingresar o permanecer legalmente en territorio peruano.

La migración en Chile según la nueva Constitución

Sin embargo, es importante destacar que durante los últimos años ha habido un creciente debate sobre la necesidad de actualizar el marco legal para regular la migración en Chile. Esto se debe principalmente al aumento significativo del flujo migratorio hacia el país y a las demandas por parte de organizaciones defensoras de derechos humanos y sectores académicos.

Ante este escenario, el gobierno chileno presentó recientemente una propuesta para una nueva Ley de Migración que busca establecer un marco jurídico más completo y adecuado a las realidades actuales. Esta iniciativa tiene como objetivo principal garantizar los derechos fundamentales de todas las personas que residen en territorio chileno, independientemente de su nacionalidad o estatus migratorio.

La nueva ley contempla medidas como la simplificación del proceso administrativo para obtener visas y permisos, así como también establece mecanismos para facilitar la integración social y laboral de los inmigrantes. Además, busca fortalecer las políticas públicas orientadas a prevenir situaciones irregulares o vulnerables dentro del contexto migratorio.

You might be interested:  Horario de verano en Chile: ¿Cuándo se produce el cambio de hora?

Si bien aún está pendiente su discusión parlamentaria y posterior promulgación oficial, esta propuesta representa un avance significativo hacia una legislación más inclusiva e integral respecto a la temática migratoria en Chile. Se espera que dicha ley contribuya a garantizar los derechos y la dignidad de todas las personas que deciden migrar al país, promoviendo así una convivencia pacífica y respetuosa entre todos los habitantes.

Regularización de inmigrantes en Chile

La nueva Ley de Migración en Chile establece que todas las solicitudes deben realizarse por vía electrónica, utilizando el portal mencionado anteriormente. Esto significa que ya no se aceptan trámites presenciales o documentos físicos. Es importante tener en cuenta que cada tipo de solicitud tiene sus propios requisitos específicos, por lo tanto es fundamental informarse adecuadamente antes de comenzar el proceso.

Si eres un ciudadano peruano interesado en regularizar tu situación migratoria en Chile, debes seguir estos pasos: ingresar al portal web indicado y completar el formulario correspondiente con tus datos personales y antecedentes migratorios; adjuntar los documentos requeridos como pasaporte válido, certificado de antecedentes penales y fotografías recientes; pagar las tasas administrativas correspondientes; finalmente, esperar la resolución del trámite que será notificada también a través del mismo portal.

Recuerda siempre estar informado sobre los cambios y actualizaciones relacionados con la Ley de Migración vigente en Chile para evitar confusiones o problemas durante el proceso.

Lugar para regularizar situación migratoria en Chile

La Autodenuncia es un trámite que permite a los extranjeros informar sobre situaciones irregulares relacionadas con su estatus migratorio o documentación. Es importante destacar que este procedimiento está destinado únicamente a aquellos casos donde exista incumplimiento de las normas migratorias y no se haya incurrido en delitos graves.

Al realizar la Autodenuncia, la persona tiene la oportunidad de regularizar su situación migratoria y evitar posibles sanciones legales. Sin embargo, es fundamental cumplir con todos los requisitos establecidos por las autoridades competentes y seguir adecuadamente el proceso indicado para garantizar una correcta tramitación.

Consecuencias de permanecer en Chile por más de 3 meses

El Artículo 119 de la Ley 21.325 establece las consecuencias para los extranjeros que permanezcan en el país más allá de ciento ochenta días corridos después del vencimiento de su permiso de residencia o permanencia. En estos casos, se les impondrá una multa que oscilará entre una y diez unidades tributarias mensuales.

Esta disposición tiene como objetivo regularizar la situación migratoria de los extranjeros en Perú y fomentar el cumplimiento de las normas migratorias vigentes. Al mantenerse en el país sin un permiso válido, se considera que están incumpliendo con sus obligaciones legales y pueden ser sancionados económicamente.

Es importante destacar que esta multa no exime al extranjero de regularizar su situación migratoria. Para ello, deberán realizar los trámites correspondientes ante las autoridades competentes a fin de obtener un nuevo permiso o renovar el existente.

Además, es fundamental tener presente que estas sanciones económicas son acumulativas por cada día adicional transcurrido desde la expiración del permiso. Por lo tanto, mientras más tiempo pase sin regularizar la situación migratoria, mayor será el monto total a pagar.

¿Es posible regresar a Chile después de ser expulsado?

Durante el año 2020, se registró la expulsión de un total de 1.365 extranjeros en Chile. Sin embargo, es importante destacar que aquellos migrantes que ingresaron al país por pasos no habilitados tienen la posibilidad de regularizar su situación.

De acuerdo con la nueva Ley de Migración vigente en Chile desde abril del 2021, los migrantes que ingresaron por vías no autorizadas disponen de un plazo máximo de 180 días para salir del territorio chileno y dirigirse a un consulado peruano en el exterior. En dicho consulado podrán solicitar una visa correspondiente a su situación migratoria.

Es fundamental mencionar que esta solicitud debe ser admitida por las autoridades competentes para poder regresar legalmente a Chile. La admisión dependerá del cumplimiento de los requisitos establecidos en la ley y las políticas migratorias vigentes.

La implementación de esta medida busca fomentar una migración ordenada y segura, brindando oportunidades para regularizar la situación migratoria tanto a aquellos extranjeros que ya se encuentran en el país como a quienes deseen ingresar legalmente.

Es importante tener presente que cada caso puede presentar particularidades específicas, por lo cual es recomendable asesorarse adecuadamente sobre los trámites y requisitos necesarios antes de tomar cualquier decisión relacionada con el proceso migratorio hacia o desde Chile.