enero 27, 2022 0 Comentarios

  • Este parque nacional ubicado a menos de 100 kilómetros al sur de Coyhaique nos ofrece un sinnúmero de actividades para hacer, la mayoría de ellas al aire libre. Además, es uno de los principales hábitats del huemul, y es todo un desafío tratar de divisarlo, incluso desde un vehículo en Carretera Austral.

Cuando emprendemos rumbo al sur desde el aeropuerto de Balmaceda (Coyhaique) por Carretera Austral, pronto nos encontramos con el parque nacional Cerro Castillo y nuestras miradas se pierden hacia el infinito desde la ventana del vehículo. Nuestros ojos están en busca de verdaderos fantasmas que se pierden entre los pastizales y árboles de bosque caducifolio y siempre verde. Son los huemules, una especie de ciervo altamente amenazado por la caza (a principios del siglo pasado) y la destrucción de su hábitat, además de la invasión constante en su territorio. Hoy, es una experiencia tan extraña como única encontrarse con un ejemplar en esta zona montañosa de la Patagonia Chilena. Por fortuna, hay varias instituciones que están encargadas de la conservación de este animal en Cerro Castillo, entre las cuales destaca la Conaf. Se estima que quedan unos mil 500 ejemplares de huemul en el mundo, de los cuales aproximadamente 200 habitan en Cerro Castillo.

La ruta pavimentada comienza a ascender en una zona de curvas, y es allí cuando debemos poner atención y tener mucha paciencia, pues a veces los huemules se paran a metros de la Carretera Austral en lo que antiguamente era la reserva nacional Cerro Castillo, pero que desde 2017 cambió su condición a parque nacional. El camino atraviesa una zona montañosa junto al río Blanco antes de llegar al valle del Río Ibañez y al mirador en sector Cuesta del Diablo, una zona de curvas muy fotogénica ya que aquí se divisa por primera vez el macizo Cerro Castillo que yace imponente con su cumbre nevada de 2.318 metros de altura.  

Tras el descenso que hace la carretera, llegamos pronto a Villa Cerro Castillo, para muchos un pueblo de paso a 95 kilómetros al sur de Coyhaique, pero para otros es el principal lugar donde alojarse y comer antes de comenzar una aventura outdoor en el parque nacional, el cual alberga algunos de los circuitos de trekking para senderistas más apetecidos en la Patagonia, con salidas de entre una y seis jornadas. Porque si bien podemos observar Cerro Castillo desde la comodidad y el calor del interior de un vehículo, son nuestras piernas las que nos permiten empaparnos de la experiencia que ofrece este parque nacional. En camino podemos ver la perfección de la naturaleza hacia donde miremos, y es notorio que quienes transitan por estos senderos tienen un profundo amor por la montaña. Durante el periplo de varias horas podemos cruzarnos con cerros, arroyos y planicies, además de ver cóndores y caiquenes. 


LOS TREKKINGS EN CERRO CASTILLO

Una de las alternativas es subir en un día al sector laguna Cerro Castillo, un cuerpo de agua de color turquesa a los pies del macizo y cuyas aguas son de origen glaciar. Es tal vez el recorrido más solicitado por quienes no tienen suficiente tiempo o tal vez cuentan con menos experiencia en rutas de montaña y camping. El ascenso nos lleva a caminar a través de bosques de ñirres y lengas, lagunas y pastizales y, posteriormente, a lo largo de sectores más pedregosos a medida que vamos ascendiendo la montaña. Después de un desnivel de casi 1500 metros en subida, se comienza a ver más de cerca la cumbre de Cerro Castillo y otras montañas con nieve. Ya no hay prácticamente vegetación y predominan las rocas y piedras. Desde lo alto impresiona la majestuosidad del valle del Río Ibañez y la Carretera Austral, que se ve pequeña a la distancia. Poco más allá llegamos a la imponente laguna Cerro Castillo, desde donde obtenemos épicas vistas hacia el macizo y a sus picos en forma de agujas escarpadas que a veces parecen verdaderas chimeneas cuando tiene algunas nubes por encima moviéndose lentamente.


Una opción más larga y dificultosa es aquella que se inicia en el sector de Las Horquetas (30 kilómetros al norte de Villa Cerro Castillo), desde donde debemos avanzar 16.5 kilómetros hasta el campamento río Turbio, y cuyo sendero rodea toda la montaña hasta acceder a la laguna Cerro Castillo en medio de bosques de lengas y ñirres. Es posible hacer esta ruta de 15 kilómetros en 5 o 6 días, y en donde atravesamos el campamento el bosque, que está junto a una morrena donde encuentras la laguna Témpanos en medio de otras cumbres. Desde allí caminamos por un valle y junto a un río hacia laguna Cerro Castillo, antes de comenzar un tramo de descenso hacia la villa Cerro Castillo. Si vas a hacer este trayecto, es importante equiparse con suficiente agua y comida, además de estar preparados para un clima que puede cambiar de un minuto a otro y que incluso nos puede sorprender con nevazones.

 

             



Ver artículo completo

EL OTOÑO EN CARRETERA AUSTRAL
EL OTOÑO EN CARRETERA AUSTRAL

mayo 06, 2022 0 Comentarios

  • El término del verano marca una de las mejores estaciones del año para viajar a ruta escénica por excelencia de Chile. Los lagos, glaciares y fiordos representan un mágico contraste con aquellos colores ocres de los árboles a los pies de la cordillera. La experiencia se intensifica, además, gracias a que no hay mucho turista y hay más posibilidades de observar fauna nativa.

    Ver artículo completo
    EL AMANECER EN LOS GÉISERES DEL TATIO
    EL AMANECER EN LOS GÉISERES DEL TATIO

    abril 08, 2022 0 Comentarios

    En un comienzo parece ser un suplicio para aquellos que son -somos- malos para madrugar. El plan es así: despertar en el hotel en San Pedro de Atacama a eso de las 4 de la mañana, para viajar 90 kilómetros (2 horas) en medio de la oscuridad de la noche y el desierto rumbo a uno de los más importantes atractivos turísticos de la región de Antofagasta y, por qué no, del país.

    Ver artículo completo
    DESCUBRIENDO EL SITIO ARQUEOLÓGICO ALDEA DE TULOR
    DESCUBRIENDO EL SITIO ARQUEOLÓGICO ALDEA DE TULOR

    abril 08, 2022 0 Comentarios

    Por unos instantes podríamos pensar que nos encontramos de visita en una aldea en África. En Namibia, tal vez, debido a su semejanza con este paisaje desértico que estamos visitando y donde hallamos unas casitas de barro que tienen una base circular y unos techos cónicos de algarrobo y brea. Estamos en la Aldea de Tulor, uno de los sitios arqueológicos sedentarios más grandes del norte del Chile y que está ubicado al suroeste de San Pedro de Atacama.

    Ver artículo completo

    Suscríbete