septiembre 22, 2021 0 Comentarios

LA ENIGMÁTICA LAGUNA ROJA EN EL ALTIPLANO CHILENO

  • Existen pocos lugares en el mundo donde un cuerpo de agua adquiere una tonalidad tan roja como la sangre. En pleno desierto de Atacama encontramos un destino turístico que fascina aún más tras escuchar los sabrosos relatos que se arman en torno a él, y que nos recuerdan que este es un lugar sagrado para la comunidad aymara. 

 

 

Misteriosa y atractiva. Seductora y enigmática. Desde el aire parece un gran ojo que llora sangre gracias a que desde ella se observan pequeños riachuelos de color rojo que se dispersan en varias direcciones. Nos recibe la Laguna Roja, ubicada en pleno altiplano chileno al sur de la Región de Arica y Parinacota. Para quienes la visitamos no cabe duda de que es una verdadera obra de arte de la naturaleza. O tal vez una acuarela de colores creada por alguna divinidad. Para la comunidad aymara que la protege, es un lugar sagrado al que se le debe máximo respeto y admiración. 

La Laguna Roja está ubicada a 4 mil metros de altura, y para llegar a ella debemos sortear un duro camino de ripio desde Camiña -el pueblo más próximo- durante 32 kilómetros por la Ruta A-41. Nos recibe una carismática Palmenia Mamani, mujer aymara de tesón y una de las dueñas del terreno donde se ubica este atractivo turístico que visitamos junto a Recorramos Chile. Vestida en su atuendo tradicional, nos cuenta que aquí en pleno desierto de Atacama los cerros cobran vida. Uno de ellos es el Huaichane, considerado un cerro de sexo masculino. Y Mamuta, una mujer. Ambos son -para los aymara- los guardianes de la laguna y quienes ayudan para que vaya bien la agricultura y la ganadería entre las comunidades locales.

Al llegar a este santuario natural, el río Caritaya nos propone el primer desafío. Debemos cruzarlo a pie. Algunos lo sortean brincando sobre las rocas. Otros, simplemente se quitan los zapatos y desafían sus frías aguas. La recompensa es gigante: nos reciben la Laguna Roja, la Laguna Amarilla y la Laguna Verde, tres cuerpos de agua cuyas temperaturas fluctúan entre los 40 y los 50 grados centígrados. La Laguna Roja en realidad tiene sus aguas transparentes, pero una curiosa arcilla en su suelo de textura suave y fina es la que da su tonalidad rojiza, además de algunas algas y minerales presentes.

 

LAGUNA ROJA, UN LUGAR SAGRADO

Palmenia Mamani nos relata porqué este lugar es considerado sagrado para ellos. Y la historia no deja de ser curiosa, pues en antaño esta laguna era considerada un sitio maldito donde no asomaban la nariz ni los propios animales del altiplano. Ni corderos, ni llamas, ni burros. Los cóndores que sobrevolaban la laguna caían y eran tragados por las aguas rojas. Los arrieros tampoco se arriesgaban, y preferían pasar lejos de allí. Hasta que se decidió calmar la laguna. Para ello, la comunidad aymara trajo unos sacerdotes para bendecir el sector practicando un ritual conocido como vilancha, donde se sacrificaba a un toro, se desparramaba su sangre y se practicaba un sahumerio con hoja de coca. Tan solo entonces, la Laguna Roja recuperó su calidad de santo. 

Algunos también han descrito apariciones inexplicables en los alrededores. Se dice que a gente interesada en el dinero se les presentó por delante una ciudad de oro, dejándolos perplejos, casi sometidos. Otros han enfermado sin explicación alguna, y nunca encontraron la cura. Por ello se recalca que es fundamental el respeto hacia el entorno, y cada vez que se llega hasta la Laguna Roja, se debe pedir permiso a la Madre Tierra para ingresar. No vaya a ser que la laguna se enoje.  

Nos enteramos aquí que la Laguna Roja es para la comunidad aymara de sexo femenino debido a que se ha visto rondando una mujer vestida de rojo. La Laguna Amarilla también es asociada a una mujer, en tanto la Laguna Verde es considerada hombre debido a que sus aguas son más calientes.

Mitos, historias y leyendas hacen de este santuario natural en pleno altiplano un destino que atrae como un imán a aquellos turistas que viajan por las regiones de Tarapacá y de Arica y Parinacota. Desde el mar de Iquique hasta casi tocar el cielo en las montañas desérticas junto a Recorramos Chile. En definitiva, quienes han visitado la laguna Roja están de acuerdo en una cosa: acá se viene a respirar aire puro, a llenarse de energía y a enriquecerse de la cultura aymara. El lugar nos pide tan solo que no nos bañemos en sus aguas, pues le faltaríamos el respeto a la comunidad aymara y a la laguna. 

 



Ver artículo completo

EL OTOÑO EN CARRETERA AUSTRAL
EL OTOÑO EN CARRETERA AUSTRAL

mayo 06, 2022 0 Comentarios

  • El término del verano marca una de las mejores estaciones del año para viajar a ruta escénica por excelencia de Chile. Los lagos, glaciares y fiordos representan un mágico contraste con aquellos colores ocres de los árboles a los pies de la cordillera. La experiencia se intensifica, además, gracias a que no hay mucho turista y hay más posibilidades de observar fauna nativa.

    Ver artículo completo
    EL AMANECER EN LOS GÉISERES DEL TATIO
    EL AMANECER EN LOS GÉISERES DEL TATIO

    abril 08, 2022 0 Comentarios

    En un comienzo parece ser un suplicio para aquellos que son -somos- malos para madrugar. El plan es así: despertar en el hotel en San Pedro de Atacama a eso de las 4 de la mañana, para viajar 90 kilómetros (2 horas) en medio de la oscuridad de la noche y el desierto rumbo a uno de los más importantes atractivos turísticos de la región de Antofagasta y, por qué no, del país.

    Ver artículo completo
    DESCUBRIENDO EL SITIO ARQUEOLÓGICO ALDEA DE TULOR
    DESCUBRIENDO EL SITIO ARQUEOLÓGICO ALDEA DE TULOR

    abril 08, 2022 0 Comentarios

    Por unos instantes podríamos pensar que nos encontramos de visita en una aldea en África. En Namibia, tal vez, debido a su semejanza con este paisaje desértico que estamos visitando y donde hallamos unas casitas de barro que tienen una base circular y unos techos cónicos de algarrobo y brea. Estamos en la Aldea de Tulor, uno de los sitios arqueológicos sedentarios más grandes del norte del Chile y que está ubicado al suroeste de San Pedro de Atacama.

    Ver artículo completo

    Suscríbete